Digital Avenue

Qué son las cookies y qué tipos de cookies existen

Una cookie es un pequeño archivo de texto que se descarga o instala en nuestro navegador. Es decir, cuando un usuario accede a una página web, ésta envía información al navegador (ya sea Internet Explorer, Opera, Chrome, Mozilla…), y esta información se almacena en la memoria del navegador.  El objetivo de este proceso es que la web pueda comprobar esa cookie en una futura conexión del usuario y utilizarla. Las cookies son elementos realmente útiles en determinados servicios web. Por ejemplo, en las redes sociales como Facebook o Twitter, si nos logueamos en nuestra cuenta y cerramos el navegador, en futuras ocasiones, cuando volvamos a acceder a estas redes sociales desde ese mismo navegador veremos que no hace falta que nos volvamos a loguear, nuestra cuenta permanecerá abierta sin que debamos introducir nuestras credenciales. Otro ejemplo típico es el del carrito de la compra, en un ecommerce cuando vamos añadiendo productos a nuestro carrito de la compra y abandonamos el portal sin realizar la compra, observamos que al volver a esa misma web (desde el mismo navegador que la visitamos anteriormente), nuestro carrito de la copra sigue manteniendo los mismos productos. Además de estos usos (muy habituales por una parte), existen otros usos, como las cookies publicitarias, que van almacenando información sobre portales que hemos ido visitando en un período determinado. Con esto, lo que se consigue es que se nos muestre una publicidad acorde con nuestros gustos o preferencias. Este tipo de cookie es algo más intrusiva que el primer tipo que hemos comentado. Otro dilema que plantean este tipo de cookies es que no están pensadas única y exclusivamente en beneficio del usuario (en el primer caso ahorran tiempo y facilitan el acceso a  la red social), si no que buscan beneficiar a una tercera parte, al anunciante, haciendo que su publicidad sea más relevante, así como a la empresa gestora de esta publicidad, que verá como sus programas publicitarios son más efectivos. Otro tipo de cookies muy utilizadas son las cookies de analítica web, por ejemplo la que utiliza Google Analytics, que permite al programa de analítica web, entre otros, conocer información en cuanto a retorno y frecuencia de visita a un sitio web. Este tipo de cookies, las de analítica web, tienen algunos inconvenientes. Por ejemplo, si borramos cookies entre dos visitas a un sitio web se contará como dos visitantes distintos, cuando en realidad son el mismo usuario, siendo la segunda visita una visita recurrente. Otro de los problemas es el de navegación multidispositivo, ya que una visita de una misma persona desde un pc de sobremesa y desde un dispositivo móvil se contabilizarán como dos usuarios distintos, siendo en realidad la misma persona. Podemos decir que la cookie de analítica web mide dispositivos, y no usuarios. Pensemos en el caso contrario, un dispositivo que lo usan todos los miembros de una familia, y que además todos y cada uno de ellos utiliza el mismo navegador. Si atendemos a la cookie, es altamente complicado conocer cuando lo usa una u otra persona, ya que la cookie no cambia, apareciendo en nuestro programa de analítica web todas las visitas que se hagan desde ese dispositivo como visitas del mismo usuario. Fruto de la creciente sofisticación y utilidades de las cookies los gobiernos han decidido desarrollar una serie de normativas y políticas de regulación sobre esta materia. Este es el motivo que explica los cada vez más habituales visos sobre cookies que podeos ver muchos sitios web.